El protocolo de nuestros asistentes virtuales

Publicado por el 21/01/2016 | 0 comentarios


usted_juevesWEB

 

En oficina de autor,  tanto sus asistentes virtuales como presenciales cumplen con un protocolo de actuación con los clientes que facilita la comunicación, el entendimiento y el respeto mutuo.

Así de claro, rotundo y rápido, alguien me colocó, hace muchos años, en un sitio que jamás he vuelto a abandonar: el mío.

Utilizando la carretera como símil, podemos decir que mantener la distancia de seguridad es la actitud más prudente, facilita la capacidad de maniobra e incluso permite pisar el freno hasta el fondo sin provocar desastres.

Esta distancia mágica no es más que un pronombre personal que comporta cortesía y respeto y añade la necesaria perspectiva para no confundir y no confundirnos: usted.

La regla de oro, para mí, es aplicar el tratamiento a todo el mundo y en todas las ocasiones. En persona, por teléfono, correo electrónico, en el despacho, el pasillo o incluso tomando un café.

Cuando realmente sabemos cuál es nuestro trabajo y para quién trabajamos, dejamos de invertir esfuerzo en conquistas que no aportan nada y que con los años terminaremos utilizando como herramientas de protección. Éste es el caso del tratamiento.

Pensar que por tutear a alguien la imagen que proyectamos es mejor, más rica o más familiar, es erróneo. Detrás de las fórmulas de tratamiento hay mucho de admiración, respeto, conocimiento, inteligencia y estrategia.

Un “usted” bien puesto, a tiempo, acompañado de un trabajo impecable y una sonrisa es una fórmula de éxito que incluso aplaca y desvía las ganas de pelea de nuestro interlocutor, o su extremado sentido de la jerarquía.

“Más batallas se han logrado ganar con la sonrisa que con la espada”, dijo William Shakespeare. Me atrevo a añadir, que si además de la sonrisa utilizamos el tratamiento adecuado, se gana la guerra.

Una pequeña anécdota, para terminar. Después de recibir la contestación que da título a esta entrada -que seguro que merecía, pero no de manera tan seca y difícil de digerir- mi tutora y maestra -conteniendo la risa, ahora lo sé- dijo: “Ahí tienes tu clase práctica de hoy, apunta todo lo que has aprendido y recuerda siempre el poco tiempo que han tardado en enseñártelo”

Comparte:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInGoogle+

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>