Asistencia telefónica. Asistentes Virtuales: sonreír con la voz

Publicado por el 16/12/2015 | 0 comentarios


4_phone.web

En Oficina de Autor ofrecemos un Servicio de Asistencia Telefónica profesional, por eso ni contestamos ni cogemos los teléfonos: los atendemos. La tranquilidad de aquellos que confían y delegan en nosotros es la nuestra; la de sus clientes internos y externos, también.

TELÉFONO, ¿AMIGO O ENEMIGO?

El teléfono es una buenísima herramienta, pero muy peligrosa para quien no sepa utilizarla con rigor, ya que sirve para dar, solicitar y atraer, pero también para alejar definitivamente de nuestra marca a un cliente o proveedor.

No todo el mundo está capacitado para hacerse cargo de un teléfono y quienes pueden, deben tener en cuenta algunos extremos que marcarán la gran diferencia entre contestar o atender a la persona que se dirige a nuestra línea. Es precisamente ahí donde está el reto para el que aprende y para el que enseña.

USUARIOS INSATISFECHOS

La inmensa mayoría de personas que utilizan este medio para solventar incidencias o pedir información, no siempre lo hacen con la seguridad total de estar dirigiéndose al sitio y a la persona correcta, además de dar por hecho que ni va a ser bien atendida ni se van a resolver sus dudas.

Por norma general, el usurario piensa que la respuesta que le ofrezcan creará más confusión y añadirá una irritante pérdida de tiempo y de nervios a su situación inicial. A eso hay que sumar, la predisposición a iniciar la conversación con quejas y protestas y sin escuchar porque de antemano espera es tener que explicar su problema a más de un operador, adelantándose una situación que no ocurrirá. Al menos en nuestra empresa.

Otro ejemplo muy frecuente es la de aquellos que solicitan una entrevista y dudan de que se les llegue a citar o aquellos otros que dejan un mensaje para alguien determinado, seguros de que no pasará de ser una nota encima de una mesa.

USUARIOS SATISFECHOS: UBICAR, ESCUCHAR, ATENDER

Si sonara ahora mismo el teléfono de mi despacho, mi contestación sería: “Buenas tardes, Oficina de Autor, ¿en qué puedo ayudarle?

He dejado bien claro dónde se llama y mi disposición a atenderle con amabilidad.

Acto seguido, me dispondría a escuchar serenamente, tomando notas y sin dejar de marcar con un Vd. una distancia cómoda de seguridad para ambos interlocutores.

Todas las llamadas –de entrada o de salida- son importantes y van conformando y avalando nuestra imagen. Una actitud  prudente, facilitadora y conciliadora sería la deseable frente a esta seductora aunque peligrosa herramienta en caso de no utilizarse de manera correcta.

Nuestro servicio de asistencia telefónica te ayudará a ahorrar tiempo, estrés y dinero.

Nuestro consejo: #confía #delega y #avanza

OFICINA DE AUTOR

Comparte:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInGoogle+

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>